jueves, 24 de diciembre de 1998

Los afectados piden al Gobierno màs medios para defenderse de las sectas

El País - 11/12/1998
El director de la Policía asegura que la situación "no es alarmante"

EL PAÍS, Madrid.
Hay pocos métodos eficaces, según los expertos, para luchar contra el avance de las sectas destructivas, y uno de ellos es el de la Información. De ahí que María Rosa Boladeras, presidenta del Centro de Asesoramiento e Información sobre Sectas, pidiera ayer al Gobierno que destine más medios, fundamentalmente en el campo de la Información, para contrarrestar esa ingente labor de captación.
Maria Rosa Boladeras, directora de un Centro inaugurado en Barcelona por familiares de afectados hace más de 20 años, está segura de que Jaime Mayor Oreja se quedó corto el martes en el Congreso. El ministro del Interior cifró en unas 200 las sectas destructivas que actúan en España, teniendo atrapados tras de sí a 100.000 o 150.000 ciudadanos. "El número"; explicó ayer Boladeras a este periódico, "es sin duda superior, ya que no se puede tener un control exhaustivo de todas las que hay en España".
Se refirió a un informe elaborado por su asociación en 1994, que revelaba que el 0,8% de la población está influida por grupos sectarios. Maria Rosa Boladeras pidió a los políticos que tomen medidas para intentar mitigar la influencia de las sectas, porque "se están convirtiendo en un problema que está socavando la sociedad democrática". "Lo que no deja de ser triste", reflexionó, "es que éste haya sido el primer ministro en 20 años que, aunque forzado por una pregunta parlamentaria, haya hablado en el Congreso del problema de las sectas".
En este sentido, Boladeras recordó ayer que varios gobiernos y parlamentos europeos, como el francés, el belga. el alemán o el sueco, ya han tomado medidas al respecto. En su opinión, es necesaria una "información más exhaustiva sobre estos grupos sectarios y cortar sus lazos de financiación " para paliar su creciente influencia en la sociedad. Explicó igualmente que las sectas han cambiado en los últimos años de mensaje y producto para "captar más adeptos" e indicó que para poder escapar de una secta se necesita "la ayuda externa de familiares y personas allegadas. La afectividad es el mejor camino de salida, nunca el de la razón".
Otro de los expertos consultados, Ramiro Pinto, de Afectados por las Sectas Destructivas, asegura que "los líderes de las sectas saben que la información les puede hacer mucho daño, por eso denuncian a cualquiera que se atreva a desenmascararlos". "En una ocasión", recuerda, "la policía alemana incluyó en uno de sus informes un documento interno de una secta donde admitía que el fin último de sus querellas contra quien denunciara sus prácticas no era tanto ganar como desanimar".
Por su parte, el director de la Policía, Juan Cotino, dijo ayer que no se ha montado ningún dispositivo especial contra las actividades de las sectas destructivas implantadas en España por que la situación " no es alarmante" y que, lejos de subir; está estabilizada.
Sin embargo añadió que se "está muy pendiente de este tipo de fenómenos". A pesar de que los datos no son "alarmantes", Cotino afirmó que la Policía trabaja en este asunto para evitar que se produzcan acontecimientos como el ocurrido el pasado mes de enero en la isla de Tenerife. cuando fue detenida la líder de la secta La Orden del Templo Solar, la alemana Heide Fittkau Garthe, por inducción al suicidio de 30 personas, entre ellas cuatro niños.
Cotino abogó por la formación de los jóvenes como el mejor método para evitar la captación de adeptos por parte de las sectas y pidió a los padres que estén atentos a los contactos que mantienen sus hijos y a los lugares que frecuentan. Según el director general, la Policía cuenta con la información adecuada sobre este tipo de fenómenos y con especialistas en la materia, al igual que tiene funcionarios especializados en terrorismo, narcotráfico o delitos informáticos.


Retrato-robot

"¿De qué sirve alertar sobre el peligro de estos grupos totalitarios si los periodistas sólo os acordáis de que existen cuando protagonizan un suceso como este?". La frase, pronunciada por María Rosa Boladeras tras la detención en Tenerife de la psicóloga Heide Fittkau-Garthe, acusada de incitar al suicidio a los 33 miembros de su secta, esconde cierta amargura. Para Boladeras, es inútil acordarse sólo de Santa Bárbara cuando truena. Las sectas siguen trabajando día a día, calladamente, haciendo de la clandestinidad su mejor aliado.
Si en los años ochenta, durante el boom de las sectas en España, eran los jóvenes de 18 y 20 años sus víctimas preferidas, ahora el mercado se ha ampliado. De hecho, los fieles de Fittkau-Garthe eran gente madura, de clase media y con estudios. ¿Es el retrato robot de los nuevos sectarios?

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Buscador de la red Escéptica

Powered by Anillo .

Buscador de la red Parental