jueves, 13 de enero de 2005

Satánicos amenazan de muerte a una familia

Chile (12.01.05)
Luego de retirarse de una supuesta secta, sus ex compañeros los han agredido y advertido con insistencia que sus días están contados, por lo que la Fiscalía debió disponer incluso de vigilancia policial Alejandra tiene 25 años, y Edgard y José, 18. Suelen vestirse enteramente de negro, color que alcanza incluso a sus uñas. El trío –que se califica como gótico- y la familia de ella han vivido meses de terror debido a las agresiones y amenazas de muerte que les han perpetrado los seguidores de una supuesta secta satánica que operaría en Talca, cuyos actos están siendo investigados por la Fiscalía local, que incluso decretó resguardo policial para los afectados.Los dos muchachos aseguran haber participado en la secta satánica llamada “Goofer”, que presuntamente realizaba actos diabólicos y magia negra en una casa del sector céntrico de la ciudad.
Ambos cuentan que cuando conocieron a Alejandra y a su familia decidieron dejar al conjunto.
Desde ese momento han sido víctimas de agresiones e incluso de amenazas de muerte personales y a través de mensajes telefónicos de parte de sus antiguos “camaradas”. Éstos aseguran que poseen pruebas de que en el Cementerio Municipal se realizaron actos satánicos e incluso cuentan que el grupo que antes formaban parte realizó incluso sacrificios humanos. Los tres jóvenes explican que se sienten parte del movimiento gótico, congregación iniciada a mediados del siglo XIX en Francia que a través de sus vestimentas oscuras y sus caras blancas intentaban demostrar que estaban muertos para el sistema. En la década de los 80 esta tendencia volvió a proliferar debido a la influencia de bandas de rock europeas que revivieron las vestimentas, mezclándola con una música triste y depresiva. Los talquinos añaden que el grupo que los está amedrentando idolatra al demonio, lo que ellos no comparten porque a su juicio se aleja de los preceptos góticos que a ellos lo identifican.
ANTECEDENTES
El primero en conocer al grupo fue Edgard, quien el 10 de octubre del 2003 junto a otros 9 miembros de “Goofer” saltó la muralla oriente del Cementerio Municipal y mientras bebían alcohol y rayaban un nicho, fueron vistos por guardias del establecimiento que llamaron a carabineros y los detuvieron. Según el acta del camposanto de esa noche, dos de los “vándalos” escaparon del recinto pisando varios nichos y rompiendo algunas cruces.Pero José fue quien estuvo más tiempo con la secta. Afirma que participó en varios actos de magia negra en el cementerio y relata que en la casa donde se juntaban normalmente ocurrieron cosas muy extrañas. Cuenta que él sabe que en una oportunidad algunos miembros del grupo realizaron el sacrificio de una menor para hacer un pacto con el diablo.
Alejandra, en tanto, nunca formó parte los fanáticos religiosos, y añade que sólo se juntó a “carretear” con ellos algunas veces. La persecución que ha sufrido es debido a que por la amistad que tenía con José ella sabía de las actividades. En una oportunidad, recuerda que conversó el tema con una supuesta amiga, sin saber que sólo opinar sobre esto le traería tantos malos ratos.Los asustados góticos explican que de alguna forma sus antiguos compañeros de andanzas no son completamente culpables, ya que una supuesta tarotista curicana les habría “lavado el cerebro” enseñándoles magia negra dos veces a la semana durante varios meses. José, que acudió a dos de estas sesiones, asegura saber el lugar exacto en que se encuentran guardados algunos “trabajos de magia” en una tumba del cementerio.
Diario EL CENTRO fue al lugar y contrario a los dichos de José la tapa de la lapida estaba en su lugar, aunque asegura que dentro del nicho, junto al ataúd, está el “objeto maligno”, que definió como una vasija con objetos personales de una mujer que pretendía volver loca.
El administrador del cementerio talquino, Omar Faúndez, reconoció que el recinto suele sufrir daños, los que van desde el hurto de flores, el quiebre de cruces, robos de crucifijos y el pintado de símbolos satánicos. Pero niega tener conocimiento de que en alguna oportunidad se hayan removido las tapas de alguna lápida. Además, explica que ellos conocen de grupos que visitan ilegalmente el sitio y aunque algunos realizan destrozos, otros han llegado incluso a “pintar la entrada a la administración con cruces dadas vuelta”.ste medio conoció del caso por una llamada de la madre de Alejandra, quien ya no soportó más los amedrentamientos que está sufriendo ella, su hija y sus amigos. La mujer también ha sido atacada por los “góticos satanistas”, como José se refiere a sus antiguos amigos. Hace algunos meses, madre e hija cruzaban una esquina cerca de su casa cuando tres jóvenes -dos mujeres y un hombre- vestidos completamente de negro las golpearon y les robaron cerca de 100 mil pesos que tenían destinados a pagar la universidad de su hijo menor.
Después de este incidente llamaron a carabineros, quienes las incitaron a realizar una denuncia en el Ministerio Público. La causa es llevada por la fiscal Paula Rojas, quien al poco tiempo ordenó que ambas recibieran resguardo policial en su domicilio por un mes. La preocupada madre explica que pese a que la policía ha hecho una gran labor, la justicia no ha avanzado y que en la fiscalía están esperando “que maten a mi hija para hacer algo”. Los tres afectados agregaron que luego de cursar la denuncia, fueron interrogados largamente por la abogada investigadora. En la Fiscalía confirmaron la existencia de la denuncia y de las indagaciones, aunque negaron la entrega de mayor información pese a que se espera que en los próximos días la fiscal se reúna con Alejandra para ver en qué está el proceso.
(Cristián Rau).Diario El Centro, Talca, Chile

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Buscador de la red Escéptica

Powered by Anillo .

Buscador de la red Parental