sábado, 3 de julio de 1999

¿Sectas?

Clasificación de grupos sectarios
Un aporte de Oscar Gerometta, AIS Cono sur y la Red infosectas para intentar comprender mejor actualizado en 2006

Una propuesta de clasificación: por doctrina religiosa de origen
Grupos de Origen Judeo-Cristiano
Grupos con Origen en las Grandes Religiones Orientales
Grupos de origen islámico
Grupos paganos
Grupos fuera de clasificación
Otras formas de clasificar estos grupos
Según el sector de la sociedad en que desarrollan su actividad principal
Sectas Duras / Sectas Blandas
Según el eje del discurso proselitista
Un tema a considerar aparte: las Sectas Destructivas (SD)
Características de las SD
Secta Destructiva / Grupo de Riesgo
Actualizada el 23-Jan-2005

Si intentar abarcar y comprender toda la vastedad del fenómeno sectario es un trabajo arduo, cuanto más difícil es intentar elaborar una clasificación que permita sistematizar todo ese universo de grupos tan diferentes en creencias, estructura y organización. Tengamos en cuenta que solo en Argentina se habla de aproximadamente 3.900 a 5.000 grupos distintos. Algunos especialistas estiman que en Occidente operan en este momento cerca de 10.000 diferentes agrupaciones de características sectarias.
Por lo tanto, elaborar una clasificación adecuada de lo que en sentido amplio denominamos "sectas" o "grupos sectarios" tiene al menos dos dificultades: la primera es que todo intento de clasificación en este campo es un intento a posteriori de comprender una realidad que surge espontáneamente, sin reglas fijas, y que por lo tanto se resiste por su misma naturaleza a ser encuadrada fácilmente en una clasificación.
La segunda dificultad es que toda clasificación implica en sí misma una opción de interpretación del fenómeno que se intenta comprender; opción que no siempre tiene que ver necesariamente con las causas propias del fenómeno sino que muchas veces se realiza a partir de una opción de tipo ideológico, de conceptos tomados de la psicología o la sociología, o de otras estructuras ajenas al hecho mismo en consideración.
Por lo tanto, clasificar significa tomar opciones. En este caso particular considero que una clasificación es útil en la medida en que nos permite identificar con facilidad las características generales de cada grupo, especialmente si nos permite percibir con facilidad aspectos referentes a su doctrina y origen histórico. Busco esta perspectiva ya que es la que nos permite facilitar el diálogo y la elaboración de una respuesta adecuada a cada caso concreto.
Adicionalmente, estoy convencido de que una buena clasificación es la que nos permite conocer algún lineamiento general sobre el modo en que opera el grupo en cuestión.
Finalmente, en todos los casos nuestra clasificación debe ser lo suficientemente amplia y elástica como para no necesitar multiplicar indefinidamente los compartimientos para dar cabida a todo el universo de grupos que existen o que puedan aparecer.
AL INICIO
Una propuesta de clasificación: por doctrina religiosa de origen

Teniendo en cuenta estas opciones y conscientes de que las mismas son las que establecen posibilidades y limitaciones de la tipología que se puede elaborar, he optado por clasificar los diferentes grupos que surgen en atención a la doctrina religiosa de origen.
Si tenemos en cuenta el estudio de Largantza y la definición de AIS de la secta como "Grupo de personas que se auto-excluye de su entorno social, religioso y/o cultural al no considerarse ya contenido doctrinal, social o afectivamente en el grupo de origen", nuestra suposición de base para esta clasificación es que par todo grupo de características sectarias puede encontrarse siempre un contexto cultural religioso o antecedente doctrinal a partir del cual se ha formulado primero, y separado después.

Así podemos distinguir en Occidente entre
Grupos de origen judeo-cristiano,
Grupos con origen en las grandes religiones orientales
Grupos de origen islámico
Grupos paganos
1. Grupos de origen judeo-cristiano

1.1 Grupos de origen cristiano


Asambleas de Dios
Grupos Evangélicos
Grupos Pentecostales
Iglesia Universal del Reino de Dios
Iglesia Católica Brasilera
Iglesia Cristiana Palmariana

1.2 Grupos para-cristianos


Adventistas
Mormones
Testigos de Jehová

1.3 Grupos de cristianos marginales


Cristianos Prístinos
Tradición, Familia y Propiedad

1.4 Grupos de origen judío


Kaballah Center

1.5. Grupos de tipo satanista

OTO
Iglesia de Satanás
Templo de Seth
Lineamiento Universal y Superior

2.Grupos con origen en las grandes religiones orientales

2.1 Grupos de origen hindú

Sri Ram Chandra Mision /Sahaj Marg
Hare Krishna
Ananda Marga
Sahaja Yoga
Misión de la Luz Divina / Elán Vital
Brahma Kumaris

2.2 Grupos de origen budista


Seicho No Ié
Soka Gakkai

2.3 Grupos de origen coreano/japonés

Aum
Mahikari
Iglesia de la Unificación (Moon)

4. Grupos paganos

4.1. Grupos de origen sincrético

Santo Daime
Umbanda
Quimbanda
Camdomblé
Santería
Vudú

4.2. Grupos de tipo iniciático


Rosacruces
Gnosticismo
Golden Dawn

4.3 Grupos de tipo ocultista


Teosofía

4.4. Grupos de retorno a los ritos de la naturaleza

Chamanismo
Neodruidismo
Odinismo
Brujería
Wicca

4.5. Grupos contactistas


Misión Rama
Movimiento Raeliano
5. Grupos fuera de clasificación

5.1. Grupos Nueva Era

Kryeon

5.2. Grupos multinivel


Amway
Iglesia de la Cienciología

5.3 Grupos de coaching

Landmark

Coaching Ontológico
AL INICIO
Grupos de Origen Judeo-Cristiano


Consideramos bajo de la denominación Grupos de Origen Judeo-Cristiano a aquellos que tienen sus raices claramente en la cultura judío-cristiana de Europa y América.
¿Por qué judeo-cristiano y no dos grupos separados? Pues porque el judaísmo y cristianismo son dos realidades íntima e indivisiblemente unidas por doctrina, historia, entorno geográfico, etc. De hecho, muchos grupos que tienen como origen inmediato una iglesia cristiana presentan en su doctrina a aspectos del judaísmo anteriormente dejados de lado por los cristianos, como es el caso -por ejemplo- del regreso a la observancia del sábado por parte de los adventistas.
Adicionalmente, este conjunto de grupos tiene en común el concepto de iglesia o comunidad como estructura socio-religiosa. Esto hace que inmediatamente definan quién pertenece a la iglesia o comunidad y quien, y se incorporen los conceptos de comunión y ex-comunión. Este es un concepto sociológico central en el judeo-cristianismo occidental, que está ausente en la gran mayoría de las religiones orientales y paganas, haciendo de esta forma más clara -en principio- la determinación de quién pertenece a un determinado grupo, y quién no.
Otro elemento común a todos estos grupos es el reconocimiento de al menos una cierta autoridad al texto bíblico, si bien muchos de estos "complementan" el texto bíblico con otras revelaciones o interpretaciones de su propia consecha.
Denomino Grupos de Origen Cristiano a aquellos que declaran explícitamente su fe en Jesucristo verdadero Dios, tan Dios como el Padre. Se trata generalmente de escisiones de las grandes iglesias cristianas (catolicismo y protestantismo) que se separan a partir de divergencias de orden disciplinar entre los católicos, y de orden de énfasis en la predicación entre los protestantes.
Si bien se trata de grupos que tienen comportamientos y actitudes de tipo sectario, mantienen en esencia el núcleo de la fe cristiana aunque en general teñido por la visión particular de su fundador o grupo dirigente.
En el caso de grupos surgidos de iglesias protestantes muchas veces es difícil para el lego distinguir estos grupos de las legítimas iglesias surgidas del núcleo de la Reforma, sobre todo en países de tradición católica en los que no se conoce con tanta profundidad la estructura del árbol eclesial reformado. En estos casos se puede apelar a revisar si el grupo incurre en alguna de las 8 "aberracoines" que las iglesias protestantes detectan en estos grupos:
Tienen un conocimiento muy pobre de historia de la iglesia y de las categorías teológicas, consecuentemente las Escrituras son consideradas fuera de contexto y utilizadas descuidadamente para justificar sus propias opciones doctrinales.
Hay un control muy marcado por parte del líder o grupo de liderazgo, buscando una sumisión implícita o explícita de los miembros. Se argumenta que los líderes son los "voceros de Dios".
Los miembros son separados del "mundo" por una variedad de caminos con el argumento de que es necesario "protegerlos" de su influencia.
Los miembros son los pocos escogidos, no es posible encontrar la salvación fuera de los límites del grupo.
Uniformidad en su estilo de vida, que se manifiesta no sólo en las creencias sino también en el lenguaje, el modo de vestir y las condiciones de vida.
No se permite el disenso . Dado que los líderes son los profetas de Dios, los seguidores no pueden cuestionar ninguna de sus palabras.
El abandono del grupo es siempre extremadamente traumático. Incluso se maneja la amenaza con el castigo divino para aquellos que se alejan.
Las doctrinas y prácticas están sometidas a permanentes cambios y transiciones según las decisiones del grupo dirigente.
Hay que dar consideración enteramente diferente al conjunto que denomino Grupos para-cristianos ya que si bien las iglesias cristianas tradicionales objetan seriamente su profesión de fe, estos grupos reivindican ser el auténtico cristianismo.
Estos grupos tienen su origen en alguna iglesia cristiana histórica, generalmente en una persona que ha sido educada en los principios religiosos y morales de alguna de esas iglesias históricas. Ahora bien, a partir de la fe en visiones y revelaciones particulares que generan un cuerpo de doctrina propio, se han apartado de su tronco histórico para seguir a su fundador y/o u grupo gobernante par aalejarse progresivamente, cada vez más, del tronco común cristiano, con el pretexto de la fidelidad al mensaje bíblico, aunque es en realidad fidelidad a las enseñanzas del líder.
En términos generales estos grupos han abandonado la fe en la Divinidad de Jesús afirmando en el mejor de los casos de modo genérico que "Jesús es el hijo de Dios", no propiamente Dios. Esta ambigüedad del lenguaje es siempre un motivo de confusión y de largas discusiones sin conclusión clara ya que todos estos grupos sostienen fervientemente su profesión de cristianos pero se resisten a hacer una profesión expresa de fe cristiana. Más aún, cuando se ahonda en su doctrina se encuentran afirmaciones tales como la de los Testigos de Jehová: que Jesús es el Arcángel San Miguel transcorporalizado. Esto corrobora que no pueden ser considerados cristianos, ya que no sostienen la divinidad de Jesús de Nazareth.
Los que llamamos Grupos de Cristianos Marginales son grupos, movimientos, congregaciones de fieles que van surgiendo en la periferia de las comunidades eclesiales de las iglesias históricas y que en muchos casos no llegan a conformar formalmente una secta. Conviene en este punto repasar los criterios distintivos que permiten establecer que nos encontramos ante una secta propiamente tal, y no solo ante un grupo de características sectarias.
En la mayoría de los casos, estos grupos no llegan nunca a constituir formalmente una secta ya que su deseo explícito es mantenerse dentro de la comunión de una iglesia histórica. No quieren romper la comunión sino que reivindican ser los bastiones de la ortodoxia doctrinal o ritual. En términos generales, el énfasis de su predicación está puesto en una práctica ritual, un aspecto disciplinario o algún punto doctrinal considerado secundario en ese momento por las iglesias históricas. El liderazgo se centra en la predicación y desarrollo de ese punto, y tiende a establecer distancia respecto de la jerarquía de la iglesia de origen, aunque sin llegar a la ruptura ya que esto alejaría a los fieles en su primera etapa.
Un claro ejemplo de este tipo de agrupaciones lo constituye la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, la que de la mano de Mons. Marcel Lefebvre se separó de la Iglesia Católica. Muchos de estos grupos nunca llegan a constituírse propiamente en sectas, sin embargo no por eso dejan de ser fuertemente nocivos a nivel social para la iglesia en la que pretenden estar insertos, y para sus miembros a nivel espíritual, psicológico y muchas veces físico.
Cuando me referiero a Grupos de Origen Judío no me estoy refiriendo a las diferentes escuelas de interpretación de la Torah que conviven aún hoy en el seno de la comunidad judía. Estos grupos, si bien son diferentes y muchas veces han sido denominados "sectas" para hacer referencia a las fuertes divisiones internas que provocan, se mantienen dentro de la comunidad orgánica judía y aceptan a sus representantes, por lo que modernamente quizás les cupiera mejor denominación de "escuelas".
Muy por el contrario, con la denominación de Grupos de Origen Judía estoy aludiendo específicamente a movimientos muy semejantes al de los Cristianos Marginales, que nacen en el seno de la comunidad judía pero que por decisión propia o del Colegio Rabínico tienden o son puestos efectivamente al margen de la comunidad de fe y vida judía.
Contemporáneamente estamos asistiendo al surgimiento de varios grupos de este tipo que se asientan en diversos aspectos de la interpretación judía de las Escrituras o en un énfasis nuevo en prácticas tradicionales de la comunidad.
Un lugar especial hay que reservar a todo el movimiento cabalístico que por un lado está tendiendo a estabilizarse como grupos con identidad propia, a la vez que penetra en sectores sociales sensibles a planteos de tipo esotérico. Este será un sector cuya evolución habrá que observar con detenimiento en los años por venir. Pero no hay que minimizar, los grupos de origen judío no son solamente aquellos que ponen un énfasis desmedido en el estudio de la Cábala.
Finalmente, puede llamar la atención de que incluya en este conjunto a los Grupos de tipo satanista.
Ocurre que el Satanismo contemporáneo es un producto cultural que solo encuentra sentidoi en un contexto judeo-cristiano. Los movimientos satanistas son una forma de respuesta o rebelión al orden político, social, económico y religioso establecido en la sociedad occidental. Y esa sociedad es la sociedad judeo-cristiana.
En este sentido, los movimientos propiamente satanistas (no confundir satanismo con brujería) han de ser comprendidos en el mismo contexto doctrinal, social y cultural que las sectas claramente cristianas. Si bien en cuanto formas de rebelión están marcadas por el rechazo de todo lo cristiano, ese rechazo es expresado con las mismas estructuras conceptuales, rituales y dogmáticas del cristianismo. Paganismo y satanismo no son sinónimos, son estructuras religiosas (conceptuales, dogmáticas y rituales) absolutamente diferentes.
VOLVER A LA TABLA DE CLASIFICACIÓN VOLVER AL INICIO


Grupos con origen en las grandes religiones orientales
A partir de la segunda mitad del siglo XX Occidente ha asistido al surgimiento progresivo y creciente de cientos de grupos que reconocen su origen en las religiones del valle del Ganges o en el eje budista-sintoísta que conforman China, Japón y Corea.
Muchos de estos grupos (sobre todo los más antiguos) tienen su origen en países asiáticos entre el siglo XIX e inicios del XX, pero han obtenido proyección en Occidente a partir del desarrollo de las guerras de Corea y Vietman (décadas del '50 y del '60) a partir de las cuáles han procurado su implantación en los Estados Unidos. De ahí que si bien se trata de subproductos de religiones orientales, se reciben en un marco cultural claramente occidental que han adoptado a partir de su implantación en USA.
Ejemplos claros de este tipo de grupos son el Hare Krishna y la secta Moon.
El primero obtuvo difusión a partir de su implantación en los Estados Unidos y el golpe propagandístico que significó la conversión de Jorge Harrison (el entonces Beatle) y el lanzamiento de la canción "My Sweet Lord" cuyo estribillo es el mantra del Hare Krishna.
En el caso de Moon, el nuevo mesías directamente proclamó que los Estados Unidos son la Tierra Prometida (aún cuando debió cumplir prisión en ese país por problemas impositivos).
Ahora bien, utilizar el término "secta!" en estos casos puede significar dificultad particular de comprensión ya que la mayoría de estas religiones carecen de una estructura socio-religiosa definida como son las comunidades eclesiales en Occidente. Los occidentales tendemos rápidamente nuestras estructuras mentales a Oriente, e intentamos identificar religiones con iglesias. Y no es este el caso.
La pertenencia o no al budismo y al bramanismo es un hecho difuso porque no hay una línea de magisterio única y los maestros se multiplican. De esta manera, cuando se trata de buscar un compromiso de vida fuerte con el grupo religioso, este se da principalmente por la adhesión a las enseñanzas de un maestro y de una comunidad, la cual no es más que una interpretación posible entre las muchas que se dan en el seno de esa religión.
Muchos de los grupos que hoy clasificamos en este conjunto, en su origen fueron simplemente un conjunto de seguidores de un maestro tradicional; hoy se han convertido en una estructura piramidal, con organización empresaria, mecanismos de recaudación y estrategias internacionales.
En esta sección incluí en primer lugar a los que denomino Grupos de Origen Hindú, es decir aquellos que desarrollan sus creencias y prácticas a partir de alguna de las tradiciones hindúes clásicas.
Si bien todos ellos suelen referirse a textos sagrados hindúes (han puesto especialmente de moda al Bagahvad Ghita) y a la práctica del yoga en cualquiera de sus vertientes, en términos generales son una versión totalmente occidentalizada y despegada de la realidad socio-cultural del pueblo hindú.
Creen en la reencarnación, son en mayor o menor medida panteístas y tienen una concepción del tiempo cíclica; pero todo esto vertido en moldes occidentales de igualdad y democracia, y en algunos casos con un lenguaje cuasi-científico. Su visión de la realidad social producida por estas creencias es de un romanticismo exaltado y tienden a idealizarlo todo.
En muchos aspectos semejantes a los anteriores son los Grupos de Origen Budista. Claro que en este caso se diferencian claramente por su profesión de fe, y en términos generales por tratarse habitualmente de grupos que tienden a conformar comunidades cerradas.
Con aspecto externo de grupos pacifistas, dedicados a la meditación y la reflexión, no siempre ha sido y es así. Tras esa fachada se esconden muchas veces grupos muy violentos, no sólo psíquica sino también físicamente; que tienden a provocar serios problemas en sus seguidores debido a lo agresivo de sus métodos de manipulación.
Un área particular en este punto es la que conforman Corea, Japón y China, de allí que hablemos de Grupos de origen coreano/japonés.
Si bien es común que en estas regiones las personas religiosas se agrupen en torno a un maestro en una dinámica socio-religiosa que les es muy particular, en los últimos años asistimos a un crecimiento sostenido y a un rol social cada vez más importante de grupos que tienen un núcleo religioso de origen confusionista, taoísta o sintoísta.
En términos generales, se trata de occidentales que han adoptado estas creencias pero ya no en su estado puro sino que las han traducido, volcado y adaptado en prácticas y estructuras fácilmente admisibles en nuestro medio cultural. De allí que en algunos casos se ve a personalidades vestidas por los diseñadores de moda en Europa o Estados Unidos, apareciendo en publicaciones dedicadas al mundillo del espectáculo, comentar apasionada y descomprometidamente sobre la "verdad" que cambió su vida y le permitió superar su stress, la depresión o algo parecido.
Esta es otra área que requiere particular atención para los años por venir.


Grupos de origen islámico
A la muerte de Mahoma el Islam perdió su unidad y comenzó a dividirse. Este proceso se realizó muchas veces de un modo tormentoso. Los grupos que fueron surgiendo fueron y son conocidos con la denominación de "sectas" o "fracciones"; los más conocidos son los sunitas, chiitas y el movimiento sufí. No es a estos grupos a los que me refiero en esta clasificación.
Hay una serie de grupos que han surgido mayormente a partir del siglo XIX, y que -como en el caso del hinduísmo- se han implantado a partir de bases establecidas en países no musulmanes. Entre estos grupos los más conocidos son el movimiento amadista y la Fe Bahá'i.
Se discute mucho sobre el grado de peligrosidad de estos grupos y la conveniencia o no de incorporar en esta sección a los movimientos fundamentalistas musulmanes que han tomado tanta relavancia en los últimos tiempos.
VOLVER A LA TABLA DE CLASIFICACIÓN VOLVER AL INICIO


Grupos Paganos
Los que aquí llamo Grupos Paganos, son mayormente aquellos que reflejan la vertiente mágica del pensamiento occidental y que si bien no se explican fuera del contexto histórico del cristianismo, recogen y reelaboran antiguas tradiciones pre-cristianas de Europa, América y África.
Hay que tener presente que esas supuestas tradiciones pre-cristianas en muchos casos no tienen mayor fundamento histórico, y otros son de muy difícil verificación. Muchas veces hay más de suposición elaborada a partir de la leyenda, que de realidad en muchos de los relatos, rituales y justificaciones que estos grupos utilizan.
No significa todo esto que tengan una doctrina explícitamente pagana o que impliquen un rechazo formal del cristianismo; muy por el contrario, muchos de estos grupos pretenden reivindicarse como los auténticos cristianos, cuando no los continuadores de la más auténtica predicación de Cristo. Algunos al menos afirman una presunta compatibilidad con la fe cristiana, que posibilitaría -en su planteo- a un cristiano el acceso también a este nuevo cuerpo de enseñanzas.
En la mayoría de estos grupos nos encontramos con lecturas ocultistas de textos sagrados de diferentes culturas, que se enraízan tanto en auténticas tradiciones paganas primitivas, como en presuntas revelaciones escondidas en las pirámides o entregadas por algún mensajero interplanetario.
Lo que es indudable en todos los casos, es que sus enseñanzas son verdadera y profundamente incompatibles con la fe cristiana, y que su práctica y doctrina está inspirada más (cuando no totalmente) en alguna creencia pagana que en la Verdad del Evangelio.
Los que denomino Grupos Sincréticos son en términos generales productos de la fusión de antiguas religiones animistas africanas traídas por los esclavos a América, bajo formas cultuales cristianas.
En diversas regiones del continente americano, bajo exigencias particulares impuestas por los diferentes países colonizadores (franceses, ingleses, portugueses, españoles u holandeses), las religiones de las diversas naciones africanas fueron dando lugar a distintos sincretismos, entre los cuales los más conocidos son la Santería cubana, el Vudú haitiano y el Umbanda brasilero.
Denominé Grupos Iniciáticos a un conjunto de colectivos que mantienen como común denominador el sostener la existencia de un sistema de creencias filosófico-religioso diferente del conocido por el común de la gente, y que les permite fundar una serie de procedimientos a los cuales solo tienen acceso los "iniciados". También podríamos Cultos Esotéricos.
Estos grupos, en términos generales, están relacionados por la práctica de rituales de iniciación progresiva del adepto, acompañada de la revelación de una doctrina mantenida como oculta para los profanos. Están vinculados al ambiente mágico, y la historia de muchos de ellos se entrecruza así como la de sus miembros.
Sin embargo estos grupos no llegan a profundizar excesivamente en el origen y significado de estas prácticas, lo que los diferencia de los que hemos denominado Grupos Ocultistas.
Los Grupos Ocultistas se identifican claramente por su convicción en la existencia de fuerzas ocultas o secretas en la naturaleza y el cosmos que no pueden ser medidas por la ciencia moderna ni su comprensión puede ser alcanzada por un profano.
La consideran una verdadera ciencia, una ciencia diversa de la ciencia positivista que todos conocemos y que obedece al conocimiento "profundo" de las fuerzas ocultas del cosmos.
El ocultismo es una de las grandes tentaciones de Occidente, que atraviesa toda la historia y se hace particularmente fuerte a partir de los siglos XVII y XVIII. Sus cultores son diferentes de los que frecuentan los grupos esotéricos, si bien la movilidad entre ambos es constante y las relaciones históricas muchas veces son profundas.
Nada tienen de ocultistas los Grupos de retorno a los ritos de la naturaleza. Estas agrupaciones reivindican básicamente un retorno a las prácticas paganas pre-cristianas. Si bien fundan su práctica y devoción en la convicción de la existencia de fuerzas naturales de orden divino, esas fuerzas no tienen nada de ocultas y están convencidos de que han sido reveladas a los hombres en el inicio de los tiempos.
Creen que los primitivos eran muchos más sabios, y esa sabiduría se manifestaba en una vida en comunión con la naturaleza. El cristianismo habría alejado al hombre de esta comunión con las fuerzas divinas suyacentes en los poderes naturales y se impone entonces un retorno a la naturaleza.


SATANISMO
Los cristianos tienden fácilmente a confundir estas prácticas con el satanismo, ya que en el contexto cristiano la invocación de un poder que no sea el poder de Dios es la invocación de Satán. Sin embargo es algo muy diferente al satanismo.
El satanismo es un producto de una cultura necesariamente judeo-cristiana. El neopaganismo pretende recoger tradiciones anteriores y en nada "contaminadas" por el judeo cristianismo. Se presenta como un "retorno a las fuentes".
Finalmente, he denominado Grupos Contactistas a un conjunto de agrupaciones e individuos que centran su actividad en la afirmación de un pretendido contacto con entidades extraterrestres, las que en la mayoría de los casos han revelado un conocimiento esencial para el desarrollo de la humanidad y que debe ser publicado inmediatamente.
El contenido de los anuncios puede ser de lo más dispar: el verdadero origen de la humanidad, el destina marcado por el desastre de no modificarse el actual estado de cosas, la existencia de otros mundos habitados a los que estamos invitados, etc.
No es la doctrina lo que tienen en común, sino el ambiente: Siempre hay una persona o un grupo de elegidos por ese contacto extraterrestre que recibe los mensajes en una situación específica de tiempo y espacio, y que tiene la misión de prepararse a sí mismo o a la humanidad para un evento futuro.
Muchos de estos grupos se han hecho tristemente famosos por su tendencia al suicidio colectivo (Heavens Gate), otros por la persistencia en su mensaje extraño (Movimiento Raeliano).
VOLVER A LA TABLA DE CLASIFICACIÓN VOLVER AL INICIO


Grupos fuera de clasificación
Como decía en la introducción, todo intento de clasificación es procurar encasillar la realidad en categorías que habitualmente son desbordadas por esa realidad que queremos clarificar.
Esto es particularmente cierto cuando hablamos del fenómeno del comportamiento sectario, una realidad que atraviesa siglos de historia y todas las culturas; que está en permanente cambio y que encuentra cada día nuevas expresiones.
Es por esto que no todos los grupos pueden ser fácilmente encasillados a partir de la clasificación que hemos propuestos. Muchos tienden a constituir su propio "casillero".
En las últimas décadas, especialmente a partir de la década del '60, Occidente asiste al surgimiento de un movimiento contracultural al que conocemos generalemnte como Nueva Era o New Age.
Por las características propias de este movimiento, muchos de los grupos surgidos y que funcionan dentro de este contexto, encuadran fácilmente dentro de cualquiera de las categorías que hemos enunciado hasta aquí. Pero muchos otros grupos no pueden ser incluidos en ninguna de estas categorías por lo que en algunos casos deberemos mantener una serie de grupos, como simplemente "Grupos Nueva Era".
Estos grupos, si bien tienen elementos que pueden vincularlos a diferentes fuentes históricas, por las características del sincretismo de su doctrina y sus prácticas, por su forma de presentación a la sociedad, no serían adecuadamente comprendidos si se encasillaran en un grupo antes que en otro. Por eso he preferido mantenerlos en un conjunto aparte.
Un fenómeno más reciente, que toma elementos de las prácticas "misioneras" de los Testigos de Jehová y se nutre de la bibligrafía organizacional generado por Ronald Hubbard para su Cienciología, son los que llamamos Grupos Multinivel.
Estos grupos se asientan en los principios de estructura de venta piramidal implementando a la vez fuertes técnicas de coaching orientadas a generar una fuerte identificación de sus miembros con los intereses y objetivos del grupo; llegando en algunos casos a la desaparición de los objetivos personales para identificarse con los objetivos del grupo.
Muchos de los grupos que operan de esta forma son fuertemente agresivos para las estuctura psicológica de las personas y de difícil identificación ya que si bien tienen una "mística" de grupo y una serie de "verdades" y "prácticas" cuasi rituales que el miembros debe aceptar y respetar, no se presentan como grupos religiosos sino como empresas de venta directa o estructuras de divulgación.
El caso típico y sobre el que se encuentra abundante literatura en Internet es el de Amway. La clave para identificarlos es que más que un trabajo se constituyen en una forma de vida.
En esta misma línea, pero en el área específica de managmente, podemos colocar a los Grupos de Coaching.
De amplia difusión en los medios profesionales y gerenciales, surgidos de una discipina válida de los especialistas en gestión de recursos humanos, en los últimos años han aparecidos grupos que convierten al coaching gerencial en un modo de vida que debe transformar la vida personal y la de aquellos que lo rodean.
Como en todo caso de pensamiento sectario, se trata de un concepto válido sacado de contexto hasta se absolutizado y convertido en piedra de juicio de toda la realidad de la persona.
Tanto el caso de los grupos multinivel como es de estos grupos de coaching, son áreas en permanente evolución y cambio y requieren especial atención en los años por venir.
VOLVER A LA TABLA DE CLASIFICACIÓN VOLVER AL INICIO


Otras formas de clasificar estos grupos
Hay muchas otras formas y variantes para clasificar este universo de grupos que se presentan en la sociedad occidental contemporánea.
Al margen de la mayor o menor precisión o pertinencia de cada una de estas propuestas, muchas veces su uso está determinado por el entorno del discurso, estudio o investigación que se está desarrollando.
Por ejemplo, la clasificación que he propuesta es quizás excesivamente compleja en algunos casos para el discurso de los medios de comunicación que entonces apelan a la distinción entre "sectas religiosas" y "sectas comerciales". Esta distinción carece de precisión, pero es muy intuitiva y en muchos casos es utilizada por su sencillez.
A continuación enumero algunas de estas formas de clasificación:
Según el sector de la sociedad en que desarrollan su actividad principal
Esta forma de clasificación considera en qué sector de la sociedad opera el grupo de características sectarias, dividiéndolo de esta forma:


Sectas Religiosas
Sectas políticas
Sectas psicoterapéuticas/educacionales
Sectas comerciales
Sectas underground


Ante todo es preciso tener en cuenta que muchos de los grupos que consideramos tienen intereses diversos, y por lo tanto de acuerdo a la perspectiva desde la que se lo aborde podría ser encasillado en una u otra sección.
Por ejemplo, si lo consideramos desde la perspectiva de su predicación, la Iglesia de la Unificación es claramente una secta religiosa; pero si la abordamos desde sus contactos de orden político institucional y su relación con diversos sectores del poder en América y Asia, puede ser considerada como una secta política. Tampoco hay que olvidar que la Secta Moon es un importante holding empresario, con intereses en las áreas más diversas (medios de comunicación, armamentos, cultivos ictícolas, etc.), por lo que también cabe su abordaje como secta comercial.
En este sentido, al clasificar un grupo debe considerarse su actividad principal, para desde allí poder elaborar una opción de posicionamiento más clara.
Las Sectas Religiosas son aquellas que centran su discurso en una temáricas religiosa o al menos de índole "espiritual". Son el conjunto de grupos al que espontáneamente se dirige la atención cuando hablamos contemporáneamente de "sectas", y es el grupo en el que se centra mi trabajo, si bien la definición de sectas que elaboramos es aplicable a cualquiera de las 4 clases aquí elaboradas.
En Europa y Estados Unidos las Sectas Políticas son un fenómeno habitual, caracterizándose en muchos casos por ser fuertemente discriminadoras y en muchos casos para-militares. También es posible que grupos que se iniciaron en el ámbito religioso-filosófico migren hacia objetivos más específicamente políticos somo es el caso de Silo y el Partido Humanista, o el de Livraga y Nueva Acrópolis.
Entre lo que se denominan las Sectas Psicoterapéuticas se agrupan los colectivos que se presentan como promotores de técnicas que aseguran liberarse del estrés y las tensiones y propician el "desarrollo personal". Son mayormente esquemas de grupos multinivel que implementan directamente y sin contenido religioso o político, técnicas de manipulación afectiva y persuación coercitiva que tienden a despectar sensaciones y dependencia en sus seguidores. Estos grupos tienen un desarrollo muy importante hoy en Occidente, ya que tienden a prometer los mismos resultados que las sectas religiosas, pero sin el compromiso dogmático de fe que suponen los grupos claramente religiosos. Esto los hace parecer más aceptables, pero suelen ser tan agresivos y peligrosos para la psicología de sus miembros -o más- como los peores de tipo religioso. Dentro de este tipo de grupos, los más conocidos son el Coaching Ontológico, Argentina Works, etc.
Las Sectas Comerciales son organizaciones que implementan técnicas de manipulación de la conducta y de persuación coercitiva con una finalidad exclusiva y explítitamente comercial: la venta de un determinado producto. Generalmente se presentan como organizaciones comerciales o de marketing multinivel que pueden "cambiar la vida" de sus adherentes. Se asientan en la codicia y deseo de prosperidad material de sus candidatos, e implementan técnicas de coaching altamente agresivas para la personalidad asentando su operatoria ordinaria en premios y castigos, el temor al fracaso, el miedo y la culpa. A las ganancias producidas por la venta de productos hay que sumar la que surge de la inscripción en los "cursos o seminarios de entrenamiento" que deben atravesar aquellos que desean incorporarse a la organización. Son tan agresivas y peligrosas como cualquier otra. El caso más conocido y discutido es el Amway.
Una característica propia de esta sociedad moderna/postmoderna, es la estructuración de la marginalidad social en lo que se denomina "Cultura Underground". Esta cultura tiene básicamente expresiones en el mundo de la música, pero también en la plástica, el teatro, la literatura, la fotografía, etc. En los últimos años en este sector de la sociedad están surgiendo movimientos que por sus características podrían llegar a constituirse en grupos sectarios de riesgo a los que podríamos denominar Sectas Underground. Tal es el caso de los seguidores de algunas bandas de rock o de movimientos contraculturales tales como el movimientro dark. Si bien por sus características de marginalidad estos grupos llegan solo en contados casos a adquirir notoriedad social y no llegan a constituir sectas, las consecuencias psicológicas y sociales que tienen en algunos de sus miembros -generalmente sin proponérselo- son semejantes a las de algunos grupos destructivos: pérdida de la individualidad, incapacidad para la inserción social, inmadurez afectiva, etc.
Como se puede apreciar, si bien este tipo de clasificación puede carecer de mayor precisión, es muy cómoda y permite encuadrar rápidamente el accionar de la mayoría de los colectivos que actualmente encontramos en la sociedad occidental.
AL INICIO


Sectas Duras / Sectas Blandas
Se trata de una forma de clasificación muy en uso en algunos ambientes, que divide los grupos a partir del empleo sistemático o no de las denominadas "técnicas de condicionamiento conductual" (generalmente mal llamadas "lavado de cerebro"). Siguiendo este esquema se suelen distinguir sectas "duras" y sectas "blandas".
Sectas "Duras"- son también llamadas en algunos casos "destructivas". En mi caso particular he preferido tratar aparte el tema de las Sectas Destructivas (SD).
Se denomina comúnmente de esta manera a aquellos grupos que acuden de modo sistemático y a todo nivel a técnicas de proselitismo agresivas, y que emplean técnicas de reprogramación o de condicionamiento conductual, como metodología para la asimilación del individuo a la comunidad. En muchos casos estos grupos conforman comunidades muy cerradas o aisladas, sin gran contenido doctrinal pero con un marcado énfasis en la pertenencia al grupo y el cuidado de las conductas. Comúnmente constituyen pequeños núcleos de adherentes que difícilmente superan las 500 a 1500 personas (a veces son comunidades de solo unas pocas decenas de miembros).
Son agrupaciones muy agresivas a nivel individual ya que las técnicas que emplean -al alterar los patrones de conducta del individuo- pueden provocar serios trastornos a nivel psicológico, físico y emocional, de difícil recuperación.
Quienes utilizan este tipo de catalogaciones suelen considerar como sectas duras a los Niños de Dios, la Secta Moon, y otros grupos semejantes. En general estos grupos no tienen un impacto importante a nivel de estructuras sociales y culturales debido al número reducido de miembros, lo exótico de su doctrina, y el carácter cerrado de sus comunidades; pero son muy agresivos a nivel personal y suelen ser objeto de denuncia e investigación.
Sectas "Blandas"- Por contraposición, suele llamarse a aquellos grupos sectarios que no hacen uso de técnicas de captación "duras" (o sólo recurren a ellas parcialmente), y cuya doctrina no ofrece proposiciones exóticas. Generalmente se da esta denominación a grupos de origen cristiano, e incluso a los de culto de tipo africanista.
Creo que este tipo de clasificación incurre en una simplificación excesiva, ya que no existe un límite claro y definido entre unos grupos y otros.
Por otra parte, este tipo de lenguaje tiende a crear la falsa sensación de que las "sectas blandas" no entrañan un riesgo para la sociedad y que por lo tanto debieran ser aceptadas en un contexto de libertad religiosa. Se tiende a asociar "blanda" con "buena", y esto es claramente un error.
AL INICIO
Según el eje del discurso proselitista
José Ángel García Clemares elaboró una tipología que merece una consideración aparte por presentarse particularmente útil en ciertas circunstancias.
Según García Clemares, los grupos sectarios podrían clasificarse de acuerdo a 10 tipos diferentes, que surgen de considerar cuál es el eje de la predicación o tarea de difusión (proselitismo) que realiza el grupo:
ConversionistasEl discurso de captación está centrado alrededor de un fuerte llamado a la conversión, muchas veces de tinte apocalíptico.Es un estilo muy habitual en grupos de origen cristiano que se inspiran en los llamados a la conversión que encuentran en su lectura de los Evangelios del Nuevo Testamento.En esta categoría encuadran muchos grupos de origen evangélico, los Testigos de Jehová, etc.
RevolucionistasEl eje del discurso está en el rechazo de la sociedad y de sus estructuras, promoviendo la necesidad de buscar un orden nuevo y diferente, una nueva sociedad creada a partir de las enseñanzas del maestro o líder de la secta.Un ejemplo típico de este tipo de discursos es el sostenido por los Niños de Dios a partir de la década del '70 y hasta entrados los años '90.
IntroversionistasEn estos grupos el centro es el llamado a la reforma personal a partir de la propia necesidad de bienestar y progreso personal.El centro de atención es el desarrollo del yo, y ofrecen técnicas para conocerse a sí mismo, superar las propias limitaciones, descubrir el "potencial interior", etc.En esta línea de predicación se encuentran hoy muchos grupos de seguidores de Osho, la Meditación Trascendental, el Coaching Ontológico, etc.
ManipulacionistasEstos grupos centran su discurso en las necesidades personales para proponerse como la solución de todos los males: "¿se encuentra Ud. deprimido?", "¿necesita trabajo?", etc.Desde esta necesidad detectada se elaboran los discursos más diversos. Tienen puntos de contacto con el tipo siguiente.Un ejemplo de discurso de este tipo podemos encontrar en la predicación y las publicaciones de la Iglesia Universal del Reino de Dios que circulan en algunas regiones, y algunos grupos de tipo afro-brasilero.
TaumatúrgicosUn ejemplo típico de este tipo de predicaciones son las "Cruzadas de Milagros": venga que aquí se obran milagros a discreción, bajo demanda.La diferencia con los Manipulacionistas, es que aquellos asientan su promesa en el efecto cuasi-mágico de algún objeto o ritual como son los pases o el "agua bendita". Los movimientos de tipo taumatúrgico apelan a la expectacularidad del milagro como propuesta.
ReformistasLos movimientos reformistas se proponen a sí mismos como la verdadera esencia de una iglesia histórica que -afirman ellos- se ha descarriado.En algunos casos llegan a conformar sectas formales, como es el caso del Palmar de Troya o la Fraternidad Sacerdotal San Pío X; en otros son grupos con comportamiento sectario pero que intentan mantenerse en el seno de su comunidad de origen, como es el caso de Tradición, Familia y Propiedad.
UtópicosLos grupos con discurso utópico centran su propuestas en la elaboración de una sociedad nueva a partir de las enseñanzas o revelaciones de algún lider o maestro ascendido.No son revolucionarios, no quieren cambiar lo existente sino hacer algo totalmente diferente. Por lo tanto tampoco son reformistas, no se trata de religiones que quieren volver a sus fuentes.Son propuesta radicalmente nuevas, asentadas en la aceptación de la existencia de un mensaje revelador totalmente innovador.Un modelo de esto podría ser el Movimiento Raeliano.
Nueva religiosidadDesde la década del '60, y cada vez con mayor insistencia, aparecen propuestas de religiosidad "nueva" que tienen a mostar elementos sueltos de las religiones tradicionales pero de una manera nueva.Es el formato de discurso de la propuesta de la Nueva Era. El budismo Sen, el Rosario católico, el mantra hindú, pero todos mostrados de una forma nueva: sin compromiso y no como religión sino como "espiritualidad".
SatánicosComo siempre requiere una consideración aparte el discurso de los grupos satanistas.Es una propuesta revolucionaria, pero en un sentido integral, marcada por un rechazo radical de todos los aspectos de la sociedad contemporánea: el Estado, la Religión, la Sociedad... todo.Este discurso puede tener una vertiente más filosófica o más ritual-mágica. Pero en todos los casos muestra un trasfondo de rechazo explícito del cristianismo.
MixtosComo es habitual en cualquier manifestación humana, si bien es posible encontrar manifestaciones que respondan de modo claro a un tipo o a otro de los que se enuncia; en la mayoría de los casos es muy posible que se encuentre una combinación de ellos.
Esta tipología tiene una dificultad básica: responde a ejes de discurso y no a ejes doctrinales del grupo; por lo que un grupo puede tener más de un discurso y consecuentemente debiera estar en varios apartados a la vez.
En este sentido es poco clara y precisa.
Pero tiene un gran valor: se centra en el eje del discurso, con lo que indirectamente identifica el área de necesidad en el adepto a la que ha respondido. Por esto mismo es una tipología extremadamente útil al momento de atender a personas que están involucradas o han sido captadas por algún grupo de tipo sectario, permitiendo identificar áreas de necesidad en la personalidad del adepto y consecuentemente elaborar una respuesta adecuada.
Al momento de considerar al adepto, no hay que olvidar que en la mayoría de los casos la adhesión a la propuesta de un grupo de características sectarias responde a una opción afectiva antes que racional, y que responde básicamente a necesidades insatisfechas en la personalidad que se canalizan a través de este tipo de recurso mágico-afectivos.
AL INICIO


Un tema a considerar aparte: las Sectas Destructivas (SD)
Como señalé en su momento, la distinción entre sectas duras y blandas no es un formato de clasificación que considere adecuado para abordar el estudio de este tema. Sin embargo, la categoría de Secta Destructiva (SD), creo, merece una consideración aparte dados sus alcances.
En términos generales, se considera Secta Destructiva a todo grupo que en sus procesos de captación, evangelización, reclutamiento o adoctrinamiento emplea técnicas de persuación coercitiva que desestructuran la personalidad previa del adepto; o que por su dinámica de funcionamiento interno provoca la ruptura parcial o total de los lazos afectivos y de comunicación efectiva de sus miembros con su entorno social (amigos, compañeros de trabajo, etc.) y familiar, generando un estado de alienación.
Como se desprende de la definición, estos grupos están estrechamente ligados con lo que popularmente denominamos "lavado de cerebro". Es ya habitual escuchar de parte de quienes son acusados de utilizar estos métodos que es ridículo hablar de lavado de cerebro ya que el lavado de cerebro no existe.
Esta es una verdad a medias. Si por lavado de cerebro entendemos un proceso que fuerza la voluntad del individuo a creer y comportarse de un modo que el individuo rechaza; ciertamente esto no existe.
Pero sí existen las técnicas de reforma de pensamiento que utilizan un proselitismo engañoso para ganar primero la voluntad del individuo, y luego técnicas de condicionamiento conductual para llevar a ese individuo a un comportamiento aceptable para los criterios del grupo. Se trata de técnicas neurofisiológicas que provocan la despersonalización del individuo.
Estas técnicas existen, han sido y son utilizadas en diversas áreas del comportamiento social de nuestra cultura. La masividad de su aplicación y la diversidad de grupos que la utilizan es un tema que debiera causar gran preocupación a los defensores de los derechos del individuo, y serán objeto de un tratamiento por separado en este libro.
AL INICIO
Características de las SD
No cualquier secta puede ser considerada una SD. Si bien este es un tema en pleno desarrollo y estudio, hay consenso general de los especialistas en afirmar que para considerar un grupo como Secta Destructiva es preciso que se den en mayor o menor medida una serie de elementos más o menos amplia que enumeraré a continuación.
Es importante tener en cuenta que a juicio de quienes sostienen la posibilidad de estos métodos, estos puntos deben darse todos de modo simultáneo. Su conjunción sería la que crea las condiciones necesarias para que se de el proceso de "programación" de la personalidad. Cuando más intensamente se den estas características, más destructivo será el grupo en consideración:
Que el grupo esté cohesionado en torno a una doctrina socio-religiosa demagógica, y encabezado por un líder que ejerce una autoridad absoluta y al que posiblemente se le atribuye la divinidad o su elección por ella. También se suele atribuír a este líder la posesión de la verdad absoluta en cualquier ámbito de conocimiento.
Que la estructura organizativa sea teocrática, vertical y totalitaria, dando a la palabra de los dirigentes un valor absoluto fundado exclusivamente en la autoridad y no en la razón. Los líderes pueden llegar a intervenir hasta en los detalles más insignificantes de la vida del adepto (p.e. el modo en que deben higienizarse) y exigen que sus dictados sean ejecutados sin la menor crítica.
Hay una exigencia de adhesión total e incondicional al grupo, y la imposición de la necesidad de enrolar a todas las personas cercanas o conocidas. Si esto no es posible, se exige sutilmente la ruptura con todos los vínculos afectivos anteriores al ingreso que no se hayan incorporado al grupo (padres, pareja, amigos, trabajo, etc.).
Que el miembro adopte un modo de vida en comunidad con otros miembros del grupo o siendo aún externo a la comunidad, que viva en total dependencia (afectiva, cognoscitiva, laboral y económica) del grupo.
Se suprime la capacidad de auto-determinación y libre elección del individuo, y se invaden sistemáticamente todos los ámbitos de su intimidad. Hay anulación de la intimidad.
Se controla toda la información que llega a cada miembro del grupo, con la consiguiente posibilidad de manipularla. Esto comienza por la prohibición de ver televisión o escuchar radio y leer periódicos, leer solo materiales originados en el grupo, etc. y puede llegar hasta la censura de las comunicaciones personales tales como correo postal, correo electrónico, etc.
Se practican técnicas neurofisiológicas o de manipulación psicológica bajo el rótulo de "meditación", "técnicas de visualización", "renacimiento espiritual", "experiencias cercanas a la muerte" u otras semejantes. Estas técnicas tienden a disolver la percepción de la diferencia entre realidad y fantasía y se tiende a anular en el individuo la capacidad de discernimiento y el razonamiento crítico.
Se establece un criterio bipolar de valoración de la realidad: grupo = bien / sociedad = mal. A partir de este razonamiento se rechaza totalmente la sociedad, sus instituciones y organizaciones. Su existencia y accionar sólo interesan en la medida en que pueden servir a los intereses del grupo. Desde este principio también se obra (aunque en general no se proclama explícitamente) de acuerdo al principio de que "el fin justifica los medios".
En los hechos, las actividades principales del grupo tienden a ser el proselitismo y la recaudación de fondos. Toda otra actividad queda en función de estas.
Se utiliza una lógica de renuncia a los bienes materiales que justifica la entrega del patrimonio personal y familiar de los adeptos, o de grandes sumas de dinero para poder asistir a cursos, encuentros, u otros eventos semejantes. Quienes trabajan fuera del grupo suelen tener la obligación de entregar su salario (o gran parte de él); los que trabajan en emprendimientos del grupo no reciben salario o lo devuelven al grupo. De este modo la persona pierde toda independencia psicológica.
Así, de modo progresivo y con el consentimiento de la persona captada (obtenido a través de técnicas de proselitismo engañoso), el individuo pierde su libertad ya que:
pierde toda autonomía afectiva (el grupo es siempre su referencia de contención y afecto);
carece de autonomía psicológica (su capacidad de discernimiento y pensamiento crítico);
pierde toda conciencia moral (la valoración de bien y mal descansa por completo en lo que el grupo propone como bueno o malo);
pierde su autonomía cognoscitiva (solo conoce aquello que el grupo le da a conocer y en los términos y con la valoración del grupo);
pierde su autonomía económica (económica y financieramente depende del grupo).
Estableciendo una relación de dependencia, muy semejante a la de una adicción. Esto explica no sólo el estado de alienación que suele observarse en las personas que pertenecen a estos grupos, sino también la dificultad que implica el proceso de abandono de este tipo de grupos y la reinserción social posterior.
La ignorancia respecto de estas metodologías y sus consecuencias ha colaborado con la difusión e inserción social de muchos de estos grupos. De esta manera, profesionales de los medios de comunicación, dirigentes políticos, funcionarios y personal directivo de empresas, figuran dentro de las agendas de los responsables de relaciones públicas de estos grupos y contribuyen con su prestigio personal y/o profesional a la aceptación social e institucional de muchos de ellos.
La ignorancia torna aceptables a estos grupos ya que se ve la situación solamente desde la óptica de una pretendida libertad de cultos, sin tener presente la destrucción y degradación sistemática de miles de personas y el sufrimiento impotente de sus familias.
Muchos de estos grupos elaboran "pantallas" aceptables en el medio social en que operan. Entre las más frecuentes están las ONGs y otros organismos aplicados especialmente a temas de ayuda internacional, recuperación de adicciones y diálogo interconfesional; también son frecuentes las instituciones educativas o académicas, y las dedicadas a promover la "investigación científica". De esta manera logran inserción y aceptación en ámbitos académicos, institucionales y políticos.
Por otra parte, la sola asistencia de personas socialmente reconocidas, aún cuando no adhieran o siquiera tengan conocimiento de los postulados del grupo, es presentado hacia los adeptos y a la sociedad como una forma de aprobación o respaldo a las actividades del grupo.
AL INICIO
Secta Destructiva / Grupo de Riesgo

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Buscador de la red Escéptica

Powered by Anillo .

Buscador de la red Parental